El sexo con robots factura más de 15.000 millones

A este paso, podremos acceder a un local llamado Putas en Barcelona y contratar exclusivamente los servicios de un robot. ¿Es el sector sexual uno de los ámbitos de trabajo donde las máquinas pueden terminar sustituyendo a las personas? Porque, por lo pronto, la robofilia está en boca de todos. Y en la cama de muchos, porque, hasta el momento, el sexo con robots ha recaudado la friolera de 15.000 millones de dólares en todo el mundo. Casi nada.

¿Por qué con un robot?

Sería incorrecto tachar de parafilia el deseo de una persona de acostarse con un robot, ya que responde más a un hábito, a la necesidad del sexo, a la comodidad de hacerlo con un robot por vergüenza o miedo a hacerlo con una persona de verdad. Incluso, a la facilidad de comprar dicho robot (para quien disponga del dinero) y disfrutar de él como si fuera una muñeca hinchable, pero mejor, puesto que está programado para que se mueva como al usuario le guste en la cama, cuenta con una imagen mucho más realista e, incluso, en muchas ocasiones, con voz.

Como decíamos, la venta de robots sexuales ya supera la cifra de 15.000 millones de dólares. Y la tendencia parece indicar que este número no hará sino incrementarse. Los expertos, de hecho, aseguran que los juguetes sexuales que conocemos hoy sólo representan una mínima parte de la revolución del mercado sexual.

De hecho, podríamos decir que los robots sexuales simbolizan la evolución de las muñecas hinchables, de los vibradores y de las vaginas enlatadas, entre muchos otros. Responden a una necesidad del ser humano: una de las más básicas, la del sexo.

Además, en los últimos años, se han llevado a cabo desarrollos de robots sexuales con aspectos muy humanizados: con forma de hombre y de mujer, con una cobertura suave, a modo de piel tersa, con pelucas realmente realistas…

Antes, hablábamos de robots con voz, y se trata de una característica muy particular, puesto que es posible escoger el idioma y, en muchas ocasiones, el tipo de voz. Incluso, los robots más modernos son capaces de responder preguntas del usuario de manera que parece natural.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *