Prácticas sexuales diferentes a probar

A veces, nos podemos llegar a cansar de que el sexo sea siempre igual. Por ello, te aconsejamos a que pruebes algunas nuevas prácticas que todavía no se encuentren en tu repertorio, ya quieras hacerlo con putas, con amigas especiales o con tu pareja.

¿Quieres saber de qué hablamos? A continuación, te explicamos algunas de estas nuevas maneras de gozar de vuestros cuerpos hasta el clímax:

Tickling

Conocido, también, como las cosquillas eróticas, se trata de eso, precisamente: hacer cosquillas en zonas erógenas. De entrada, puede que no te resulte una idea muy placentera, pero muchas personas consiguen llegar al orgasmo de esta manera. Así que, por lo menos, ¿por qué no intentarlo? Después, podrás juzgar si merece o no la pena.

Humming

Trata sobre emitir vibraciones sobre los genitales de la otra persona. Es decir, teniendo el pene o la vulva en la boca, hay que hacer pequeños zumbidos que provoquen un extra de placer durante el sexo oral. Esta práctica viene siendo uno de los orígenes de los juguetes eróticos.

Postillonage

Esta práctica consiste en introducir un dedo (empezando por el meñique) en el ano de la pareja justo antes de llegar al orgasmo, para que goce de un nuevo placer sexual. Se emplea  en hombres y mujeres por igual, y si os da un poco de corte, podéis empezar, solamente, haciendo cierta presión en la superficie anal.

Por cierto, mencionad vuestra intención con esta práctica antes de llevarla a cabo.

Splosh

Un fetichismo para los amantes de la comida que trata de verter alimentos,  o sustancias líquidas y comestibles sobre el cuerpo de la otra persona. Chocolate fundido o nata, por ejemplo, ideales para recorrerlo con la lengua y otorgar placer sin igual.

Beso de Singapur

En esta práctica, la mujer se sienta sobre el hombre, se introduce el pene en la vagina y, sin embestidas ni movimientos de muelle, la mujer contrae los músculos vaginales. Muchas personas aseguran que se trata de algo mucho más placentero que el sexo convencional. Sin embargo, puede resultar un poco costoso adquirir la buena práctica al principio.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *