Momentos intensos que te hace vivir el sexo

Nuestras mejores experiencias en la cama siempre son recordadas. Es probable que recuerdes tu primera vez, o la primera vez que te acostaste con tus distintas parejas. Así como un calentón tonto repentino que os llevó a tener una hora de sexo salvaje por toda la casa.

Porque las relaciones sexuales, al final, no son sólo satisfacción física, sino que también nos dejan recuerdos de grandes experiencias. Como las que os mencionamos a continuación:

Sexo con una profesional

Cada vez hay más personas que deciden quitarse la espinita de probar el sexo de verdad con profesionales como las de escorts BCN.

Esta experiencia siempre deja un buen sabor de boca, puesto que puedes pedir (con antelación) esas prácticas sexuales que no te habías atrevido a realizar antes, fetiches, fantasías, y lo mejor de todo es que lo harás con una persona que realmente entiende y tiene una buena técnica. El placer está asegurado.

Reconciliación

El polvo de reconciliación, conocido por todos. El enfado de una pareja canalizado hacia el sexo puede dar un resultado brutal y muy placentero para ambos. Al final, además, ni siquiera recordaréis por qué estabais enfadados.

Sexo con alguien a quien acabas de conocer

Vas a la discoteca, compartes un bailoteo con una persona que te ha llamado la atención, el asunto empieza a subir de tono, empezáis a besaros y termináis en un hotel o en casa de uno de los dos. Esta experiencia puede ser misteriosa, morbosa y muy excitante.

Sexo con tu mejor amiga/o

Pero también hay personas incapaces de abrirse ante desconocidos, por lo que esta opción también es muy buena si buscamos a alguien con quien tengamos la suficiente confianza para compartir una actividad tan íntima. Dado que os conocéis bien, es posible que sepáis satisfacer al otro mucho mejor de lo que lo haría un desconocido.

Un día entero

¿Y quién no ha tenido uno de esos días tontos en los que cualquier rincón de la casa es ideal para echar uno rapidito? ¿A cualquier hora? Tal vez, al despertaros, habéis practicado sexo matutino. Antes de comer, otra vez. Por la tarde, de merienda. Y al ir a dormir.

¿Quieres compartir algún otro momento más?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *